Monthly Archives: octubre 2016

Dejarme devorar por mi león

By | Crisis Existencial | No Comments

Esta imagen, que encontré por casualidad anoche buscando entre las páginas de una revista pequeños recortes para hacer un collage con Sofía, me remite a tantas cosas que no se bien cómo las voy a ordenar para que puedan ir saliendo de a una, y no se queden irremediablemente adentro, agolpándose unas contra las otras en el borde del pensamiento.

Lo primero que me vino a la cabeza fue un sueño, uno que tuve hace muchos años atrás. Un sueño en el que entraba en el parking del edificio en el que vivo y venía a mi encuentro un león. Era enorme, precioso, tan lleno de vida, energía. Me sobrecoge recordarlo. Y aunque a las otras personas que estaban en el parking, que no recuerdo bien quienes eran porque yo estaba absorta en la presencia de ese maravilloso y poderoso animal, les daba miedo, horror, deseos de huir y refugiarse; a mí, desde lo más profundo de mi ser, me atraía inmensamente. Y nos acercábamos, y nos abrazábamos, y yo sentía -que capacidad la de la mente durante el sueño- su calor, su suavidad, su enorme fuerza, su energía bestial, su protección. Es indescriptible, realmente imposible expresarlo en toda su magnitud.
No supe interpretar qué simbolizaba el león. En un primer momento creí que ese león era Argentina. Era eso a lo que otros -mis compañeros de parking- temían, de lo que huían, lo que veían como una amenaza, como algo feroz y peligroso de lo que había que resguardarse. Para mí era una fuente de energía, fuerza, calor, cobijo y plenitud. Y no le di demasiadas vueltas más y se fue a parar al subconsciente, el sueño, el león, y la interpretación.

Ayer fuimos a la biblioteca infantil y Fran me trajo un libro que le había impactado y que se llamaba “Los demonios caca”. Y no entendí bien de que iba hasta que me empezó a leer. Me pareció fascinante. En resumidas cuentas, se trataba de exponer que todos tenemos un demonio caca, algunos de nosotros nos llevamos bien con él, otros no queremos ni verlo, otros nos dejamos dominar completamente por sus designios, otros hacemos como si no existiera…y afirmaba, basándose en la experiencia, que quienes realmente se habían dejado de rodeos y lo habían mirado de frente, habían sido testigos de cómo se hacía pequeñito y hasta tiernamente abrazable, y habían podido vivir felizmente con él en el bolsillo sin que les trajera mayores inconvenientes. Y hablábamos con Fran de qué podía ser eso del demonio caca que todos teníamos y que era mejor mirar que ignorar, y que era la única manera de hacerlo empequeñecerse hasta que nos cupiera perfectamente en una mano y dejara de arrojar sombras extrañas sobre nuestras vidas. Y ese demonio caca era el miedo.

Y más entrada la tarde noche me puse a hacer un collage con Sofía y apareció el león. Ese fantástico león que parece que devora, pero en realidad lame, y podría ser amenazador pero no despierta más que una enorme confianza y un gran placer en su compañera, que se deja abrazar con los ojos cerrados y respira su aliento, sostiene relajada su peso sobre los hombros, permite que el colmillo casi se le clave en la mejilla, sabiendo que nunca jamás le hará daño. Y recordé los demonios caca, y no sé por qué pensé en el mago de Oz y en el león cobarde, y reinterpreté el sueño, y me di cuenta de que el león era el miedo de mi misma. Que el león era parte de mí, era esa parte de mí que no me atrevo a ser, que pareciera que a la mirada de otros es amenazante, feroz y peligrosa, pero que para mí está tan viva, y tiene tanta fuerza, y me da tanta seguridad y confianza, y calor y cobijo, y es tan enorme y tan verdadera. Y por no mirarla, como quienes no miran a sus demonios caca, se ha hecho tan horriblemente insoportable. Y pensaba en el león cobarde del mago de Oz, cobarde solo porque lo era para sí mismo, cobarde como solo él era capaz de definirse, aunque fuera mentira, aunque todos supieran que era fuerte y valiente, cobarde porque no era capaz de mirarse en el espejo y afirmar que era maravilloso, cobarde hasta tal punto que creía que el único remedio para su desesperación era peregrinar hasta donde estuviera el mago de Oz y lograr que le escuchase, y pedirle que por favor le devolviera su valentía. Ese mago de Oz que tampoco creía en sí mismo, y que estaba ahí solo porque todo el pueblo lo había erigido como mago y le había dado el poder de guiarles, de darles lo que creían que les faltaba, cuando -como los tacones de Dorothy- siempre y desde un primer momento lo habían tenido en su poder.

“Y la Bruja Buena le dijo a Dorothy: Los zapatos de plata tienen un poder maravilloso, y una de sus cualidades más curiosas es que pueden llevarte a cualquier parte del mundo con solo tres pasos. Todo lo que tienes que hacer es unir los tacones tres veces seguidas y ordenar a los zapatos que te lleven donde desees ir.”

VR Inmobiliario

Realidad Virtual y mercado inmobiliario

By | Realidad Virtual | No Comments

El año 2016 por fin ve despegar al sector inmobiliario de la larga crisis en que estuvo sumergido. Precios en alza, promoción de obras nuevas, incrementos en las ventas, reactivación de la inversión en el sector; todos los indicadores apuntan a que el mercado inmobiliario, y particularmente los segmentos de vivienda y oficina, está viendo una recuperación y volviendo a generar oportunidades de negocio.

Sumar dos ámbitos en expansión, conjugar dos sectores con un alto potencial: de eso se trata en este momento combinar la Realidad Virtual y el mercado inmobiliario. Desarrollar herramientas y aplicaciones VR que ayuden a redefinir las reglas del juego en un momento en que las posibilidades aumentan y las partes intervinientes se encuentran permeables al cambio y la innovación, puede dar excelentes resultados.

El vídeo 360 permite, tanto a los agentes inmobiliarios como a los clientes interesados, optimizar la inversión de dinero y tiempo que suponen las visitas a los inmuebles. Recorrer virtualmente todas las estancias de una vivienda u oficina es algo que hoy en día puede hacerse fácilmente con solo colocarse las gafas de Realidad Virtual, ya sea desde la propia inmobiliaria o desde cualquier lugar mientras tengamos un móvil con acceso a Internet y un visor tan básico y fácil de usar como el Google Cardboard. Podemos visitar un espacio existente e incluso uno aún por construir, modelado y renderizado en 3D, recorrerlo cuántas veces sea necesario, y solo concertar visitas concretas una vez reducidas las posibilidades a las opciones preferidas. El hecho de contar con una herramienta innovadora influye además como factor diferencial y aporta valor a las ventajas prácticas.

Desde el punto de vista del agente inmobiliario, contar con una plataforma desde la cual ofrecer la posibilidad de producir, alojar y gestionar vídeos 360 de los inmuebles, se erige como un factor clave, una estrategia de marketinginnovadora y diferenciadora, una solución tan atractiva para los vendedores como para los compradores. Se realiza una inversión inicial que posteriormente reduce los costes y la organización de las visitas, que habitualmente se ven limitadas a horarios, disponibilidad, traslados y recursos comerciales. Una inmobiliaria que utiliza la Realidad Virtual como herramienta de venta tiene una enorme ventaja competitiva en el mercado.

Desde el punto de vista del comprador, tener la posibilidad de visitar y recorrer, las veces que quiera, sin prisas, sin traslados, sin la incomodidad y la presión de tener que decidirse por sí o por no durante la visita, pudiendo compartirlo con otras personas sin la obligación de coincidir en un lugar a una hora determinada, y a través de una experiencia totalmente inmersiva que podrá disfrutar tranquilamente desde el sofá de su casa, perfila una diferencia abismal en relación a lo que es y ha sido siempre el proceso tradicional a través de cual se llevan a cabo las operaciones inmobiliarias.

Como en tantos otros ámbitos, la Realidad Virtual está ganando terreno y explorando posibilidades dentro del mercado inmobiliario, principalmente para operaciones de compra-venta dentro del sector de la vivienda y oficina, pero sin olvidar las posibilidades que ofrece a las propiedades en alquiler, tanto para contratos de larga duración como para los temporales y vacacionales. Este nicho tiene un enorme potencial y promete seguir enriqueciendo la experiencia desde todos los puntos de vista en una fórmula en la que tanto promotores, proveedores, agentes inmobiliarios, propietarios y compradores salen ganando.